Cómo lacar un mueble: trucos muy útiles

Cómo lacar un mueble: trucos muy útiles

La técnica de lacar muebles está indicada para piezas de madera, ya que permite una superficie más lisa y resistente que la original. Para encontrar el lacado que necesitas, te recomendamos acudir a una tienda de pinturas donde dispongan de productos de la máxima calidad y donde puedan asesorarte de la mejor manera posible,

En este artículo te vamos a explicar cómo lacar un mueble de forma fácil y rápida y algunas recomendaciones que te vendrán bien si estás pensando en cambiar el aspecto de tu mueble favorito.

Lacado de muebles: todos los secretos

Desde la antigüedad, el lacado de muebles se utilizaba para embellecer las piezas más valiosas mediante una técnica que consistía en aplicar cientos de capas finas de laca sobre la superficie del mueble con un resultado muy compacto, liso y brillante. En la actualidad, este efecto se puede conseguir con productos mucho más innovadores y con un mínimo esfuerzo. Con el lacado se puede conseguir un aspecto nuevo en todo tipo de muebles y objetos, incluso en melamina o metal.

Vamos a ver las principales recomendaciones para lacar un mueble:

-Limpieza: antes de iniciar con el lacado del mueble, resulta imprescindible trabajar en un lugar muy limpio, donde no haya polvo ni corrientes de aire, ya que el polvo tiende a adherirse a la laca una vez aplicada en la madera.

-Lijado: la lija de agua es la ideal para el lacado de muebles, si puede ser la del nº 400. Lijas con mucho cuidado y después aclaras y secas la superficie.

-Efectos: una vez aplicada la última mano de laca, puedes probar con un barniz acrílico en el color que te guste para un resultado mucho más atractivo.

Lacar un mueble de madera: todos los pasos

Pasos previos

En primer lugar debes retirar todos los elementos del mueble que no vas a pintar. A veces esto no es posible porque el mueble es muy antiguo y no quieres dañarlo. En ese caso, protege esos elementos bien con cinta de carrocero.

Primer paso

Antes de aplicar la laca, la superficie del mueble debe estar muy limpia y completamente lisa. Para conseguir esto, hay que decapar la superficie original o, en caso de que no sea necesario, habrá que lijarlo. Si la pintura que trae el mueble está en buenas condiciones y lo único que quieres es cambiar un poco el aspecto no hace falta que elimines el acabado que tiene el mueble, ya que te puede servir como base. Lo único que tienes que hacer es lijarlo con mucha suavidad y limpiar el polvo para facilitar la adherencia de la laca. 

¿Lijar o aplicar decapante?

Si el acabado del mueble está deteriorado, tienes dos maneras de eliminarlo: lijarlo o aplicar un decapante. Si el mueble es muy grande lo más recomendable es utilizar una lijadora triangular o delta, ya que, al tener forma de pico te ayuda a llegar a todos los rincones de la pieza. Si te decides por el decapante, después de aplicarlo hay que dejar pasar el tiempo que nos indica el envase y luego retirarlo con una espátula. El siguiente paso sería limpiarlo con una esponja o un trapo húmedo. De esta forma neutralizamos la acción del decapante. Luego lo dejamos secar y nos aseguramos de que la superficie queda perfectamente limpia y seca antes de aplicar otro producto.

Selladora

El siguiente paso es aplicar una mano de selladora para que la madera no absorba más laca por una zona que por otra. Una vez que hemos aplicado la selladora dejamos secar lo que nos indica el fabricante, lijamos con suavidad y limpiamos bien el polvo.

Cómo aplicar la laca 

Diluimos la laca con el porcentaje de disolvente que recomiende el fabricante. También se puede aplicar el esmalte sin diluir, pero si queremos un resultado perfecto, lo mejor es que la primera mano se aplique rebajada. 

Aplicamos el producto preferiblemente con un rodillo específico para lacado, aunque también puedes emplear otras herramientas. Al aplicarlo hay que retirar el exceso de laca y debes hacerlo en pasadas cruzadas. En las zonas más complicadas, lo mejor es que utilices una paletina o incluso un pincel.

Un consejo: si estrenas una paletina y no quieres que se desprenda ningún pelo cuando apliques la laca, introdúcela en agua caliente y la lavas con jabón neutro sin frotar. Después la aclaras bien y la dejas secar. Así no tendrás ningún problema con los pelos.

Una vez aplicada la laca, dejamos secar el periodo de tiempo que indica el fabricante, lijamos suavemente y limpiamos el polvo. Después, lo más recomendable es aplicar una segunda mano de laca, pero para hacerlo, lo mejor es esperar un día y aplicar el producto sin diluir. Si lo que quieres es un resultado muy resistente, con un aspecto profundo y satinado, vuelve a lijar un días después y aplica la última capa. El acabado final te va a sorprender.

Una vez se ha secada la laca, puedes darle un efecto de color, como puede ser una pintura desgastada o una veladura. Tan solo tienes que aplicarla por encima de la laca y listo. Tienes un mueble nuevo.

En Segopi disponemos de todas los productos y herramientas que necesitas para lacar muebles. Somos profesionales y podemos asesorarte en todo lo que necesites. Contacta con nosotros y cuéntanos tu proyecto. ¡Te esperamos!